Cómo desarrollar tu creatividad siendo profesor de yoga

Texto de mi compañera y profesora de vinyasa yoga Yulia Yogi: yuliayogi.com

 

Para mí como profesora de yoga es casi una necesidad crear siempre unas prácticas creativas,  diferentes y retadoras.

En este artículo quiero compartir contigo algunos trucos que uso para enriquecer mis clases y por tanto la experiencia de mis alumnos.

1.Monta la práctica entera pensando en los usos que podrías dar a un ladrillo, un cinturón, una manta, una pared, una silla, etc…

¡No me cansaré de repetirlo! Los props no son para principiantes, son una herramienta de trabajo que nos permite profundizar, una fuente de creatividad e improvisación por excelencia. Aquí tienes un ejemplo.

2. Por una vez, deja tu mat en su funda

A veces veo a los alumnos y parece que el suelo alrededor de la esterilla es lava del juego infantil  No pasa nada si sales fuera de la línea, dejándote guiar por el movimiento!
Aprovecha todo el espacio: camina a cuatro patas, deslízate por el suelo, haz una voltereta, incorpora en tu práctica elementos de danza, artes marciales, entrenamiento funcional. Tu imaginación es el límite.

3. Pregúntate a ti misma que es lo que Tú quieres, que es lo que Tú necesitas

La práctica personal puede convertirse en un espacio perfecto para explorar a tu cuerpo y soltar patrones que aprendiste en clase. Pregúntate el porqué de algunas pautas que siempre repite tu profesor, sobre todo aquellas que no acaban de cuajar en tu cuerpo. Y por una vez hazlo diferente, mientras observas cómo se siente. Confía en ti, en la sabiduría de tu cuerpo.

4. Practica con los ojos vendados

Si nunca lo has hecho, no te lo puedo recomendar más. Cada día recibimos un sinfín de inputs que nos entran por la vista y vivimos demasiado en función del mundo exterior. Permítete un lujo de estar un tiempo con atención plena puesta en ti. En tu respiración, en las sensaciones que nacen a través del movimiento consciente. Cierra los ojos y sumérgete en este viaje de profunda conexión con una misma. Te aseguro que esta práctica te va a ayudar a desarrollar una consciencia corporal y una sensibilidad que no conocías hasta ahora.

5. Inspírate en las redes sociales y prueba algo nuevo

Instagram puede ser una fuente de estrés o una fuente de inspiración. Tú decides el uso que le quieres dar. Hoy en día hay tantos videos de tutoriales y flows de calidad que no te los acabas. Puedes crear carpetas por temáticas en la misma app (invertidas, transiciones, balances de brazos, etc.) e ir probando. Ahora bien, recuerda que entre la inspiración y el copy/paste puede haber una línea muy delgada. Te recomiendo que no copies a nadie tal cual, sin pensarlo, sino que pases todo lo aprendido por tu filtro, lo adaptes a tu práctica y a tu manera de enseñar.

Y por supuesto dale crédito a la persona que te ha inspirado. Esto también es Yoga.

 

Puedes conocer más sobre Yulia Yogi en su Web: yuliayogi.com

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies