Toma el control de tus pensamientos

Todos conocemos el poder que puede llegar a tener la mente sobre nosotros, es tal esa fuerza, que en muchas ocasiones es ella la que nos llega a dominar, tomando el control de muchos de nuestros actos.

La mente es la herramienta más poderosa para darnos bienestar y vivir una buena vida, pero si no se usa de manera adecuada, también puede ser la fuerza más destructiva en nuestra experiencia vital.

Por eso es fundamental que aprendamos a tener el control de nuestros pensamientos y a ser una influencia positiva para nosotros mismos.

Una buena práctica meditativa siempre nos ayudará a llevar la mente a nuestro terreno.

No importa la técnica que empleemos, lo importante es enseñarle que nosotros somos quienes decidimos, que hay veces que necesitamos pensar y otras no. Una cosa es tener pensamientos, y otra, es pensar de forma inteligente, por ejemplo, cuando tenemos que planear algún objetivo o de tomar una decisión.

Muchas veces desearíamos librarnos de ciertos pensamientos que se repiten continuamente y no sabemos como hacerlo. Quizá sean recuerdos que no nos gusten, obsesiones, hábitos…

La mente siempre tiende a acumular, como si se tratase del disco duro de un ordenador.

Hay ciertas estrategias, que yo he comprobado personalmente, y que igual te pueden ayudar a ser más consciente de todo el movimiento mental y de lo más importante, de saber pararlo.

1A través de la concentración. Esfuérzate en estar presente, en todo lo que hagas, ya sea al realizar una postura de yoga como a la hora de limpiar tu casa.

2) En la Respiración. Una respiración rápida agita la mente y una mente inquieta altera nuestra respiración. Al respirar de forma lenta y profunda, la velocidad de tus pensamientos también disminuirá.

3) Enfocando la energía. Los pensamientos necesitan energía para coger fuerza, si no se la das desaparecerán. Al concentrar esa energía por medio de la atención, en pensamientos positivos dejarás que “mueran de hambre”.

4) Practica el agradecimiento. Al revisar la realidad y ver todo lo que te rodea, es muy probable que te des cuenta de lo que tienes y que has conseguido.

5) Elige el esfuerzo. Tienes completa libertad para decidir si ejercer un control sobre tu mente o no. Muchas veces la pereza nos puede y nos dejamos llevar por toda la negatividad de nuestra mente. Sólo con tu esfuerzo serás capaz de ejercer un control en tu mente y dejar atrás estas actitudes negativas que tanto te perjudican.

Así que, controlar la mente es uno de los objetivos que debes perseguir si quieres el bienestar emocional.

Si nos dejamos guiar por ella, siempre nos llevará por un camino repleto de piedras y obstáculos. Por lo contrario, si tomamos las riendas, esta se convertirá en una herramienta muy útil para nuestra vida.

Ya lo dijo Buda…

“Tu peor enemigo no te puede dañar tanto como tus propios pensamientos. Ni tu padre, ni tu madre, ni tu amigo más querido, te pueden ayudar tanto como tu propia mente disciplinada”

Namasté.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies